Fun-News

27 CHARCOS DE DAMAJAGUA

Por el March 22, 2013

La palabra se deriva de un vocablo taíno. El origen del nombre del río y sus charcos se deben a las damajaguas, árboles que crecen en la ribera. Esta planta mantiene el río con mucha agua durante mucho tiempo y se pueden encontrar especialmente desde el charco número doce en adelante.

Tal cual establecen las entidades ecológicas del mundo, Damajagua o Damagua es un árbol en vías de extinción, del cual se extrae una fibra con la que se fabrica una tela, la cual se somete posteriormente a un procedimiento para estirarla y desmancharla.

Con la Damagua se fabrican sombreros, flores, manteles y figuras de animales que sirven de adorno.
Otras fuentes confirman que es un árbol del bosque húmedo de la costa del Pacífico y de la Amazonía, científicamente conocido como Poulsenia armata, perteneciente a la familia de las Moraceae, sus frutos son comestibles y sus fibras se tejen.
En Centroamérica se siembra como ornamental por sus flores vistosas. En los pantanos, sus troncos y ramas acostados se arraigan en el lodo y contribuyen a la formación de suelo. La madera fibrosa puede utilizarse para cordelería y se usa también como leña. Sus usos son diversos: ornamental, maderable y combustible.

El río Damajagua es resultado de la confluencia de numerosas cascadas y manantiales que se gestan en las cimas de las montañas de los municipios Altamira e Imbert de Puerto Plata.

El lugar es un verdadero ejemplo de ecoturismo y turismo sostenible, ya que todo lo que allí se oferta a los visitantes está relacionado con lo criollo y lo natural, pues al llegar nos encontramos con un rancho típico donde hay un lobby para recibir a los visitantes, gift shop, tienda de tabacos, de artesanías y baños. Luego observamos tres ranchetas más donde se encuentran bar, restaurante-bufé y el área donde hay chalecos salvavidas y cascos protectores necesarios para iniciar el recorrido.

El verano es la estación ideal para llegar a la menos conocida de las bellezas de Puerto Plata. Su ubicación, en la cabeza del río Bajabonico que recorre siete kilómetros entre las montañas, hacen que sea un lugar sólo para los aventureros de espíritu.

SOBRE LOS 27 CHARCOS

Ubicados en el municipio Imbert de Puerto Plata, los famosos “27 Charcos de Damajagua” atraen un sinnúmero de turistas locales, nacionales e internacionales interesados en conocer o en repetir la visita a una de las maravillas naturales de este país en su aspecto virgen.

La zona, está ubicada a 3 o 2 kilómetros antes de llegar al poblado de Imbert. Su principal atractivo lo constituyen las cascadas de agua que se desprenden de una altura considerable que forma una suave cortina de agua.
Los Charcos de Damajagua son impresionantes caídas de agua de 13 metros de altura. Según algunas personas, los charcos de Damajagua se ubican sobre el descenso del río Damajagua, que fluye desde la Cordillera Septentrional, están en medio de un bosque, sin ningún tipo de infraestructura cercana.

Los Veinte Siete Charcos del Río Damajagua están enclabados en las colinas onduladas de la Cordillera Septentrional de la República Dominicana y atrás de los tallos de caña de azúcar coloca un tesoro que no va a encontrar por ninguna otra parte de este mundo. La Madre Naturaleza ha fabricado veinte siete charcos maravillosos, grabados por la caliza, listo para la diversión. Venga y descubra el secreto más guardado de la República Dominicana.

Nada de lo que se pueda decir o escribir sobre este lugar será suficiente para plasmar esta maravillosa obra de la naturaleza, única en República Dominicana.
Se puede recorrer el monte, por unos senderos hechos por el diario caminar de los guías de la zona, quienes los llevarán a un lugar donde un fino hilo de agua brota desde la piedra y se desploma sobre una pared ahuecada.
En uno de los senderos se encuentra un claro ejemplo de los prodigios de la naturaleza, un imponente caño de agua de 12 metros de altura. La naturaleza, el silencio y la tranquilidad, complementan este paradisíaco lugar.
La caída principal tiene una altitud más de 13 metros para observarlo hay que realizar un caminata hasta la cabecera del río la segunda caída es de unos 10 metros y el tercer salto en medio de los anteriores mide 10 a 5 metros, el paisaje está constituido por vegetación de tipo bosque húmedo. El equipamiento turístico es variado y de buen nivel.

La particularidad más atrayente de Los Charcos de Damajagua son las caprichosas formas que con el tiempo fue tallando el agua en todo su recorrido, en algunos lugares, combinado con desniveles verticales que forman el marco ideal para la aventura con sogas.
Recorrerlo es una invitación a olvidarse del mundo y ser uno mismo con la naturaleza sin problemas, sin preocupaciones, aunque más no sea por un momento. Estos charcos tiene lugares muy interesantes, como bajar por un pozo de dos metros de profundidad.

Para realizar el venturoso recorrido y llegar hasta la cascada número veintisiete, lo primero que se necesita es mucho entusiasmo. Al llegar al rancho, encontraremos los baños donde nos cambiaremos con la ropa adecuada y cómoda para nuestro recorrido (traje de baño, zapatos que se puedan mojar y cómodos para caminar, y shorts cómodos), los guías que nos explicarán las cosas que debemos tener en cuenta en nuestro recorrido y muy importante, los equipos de seguridad personal para todos, que servirán para evitar cualquier inconveniente durante el tour.
No hay máximo de personas para realizar el tour, pero cada diez personas disponemos de un guía que nos guiará en el recorrido y nos ayudará a que todo salga excelente. Hay muchas personas que creen que es peligroso el lugar y es todo lo contrario porque nos avalan nuestro personal calificado y los equipos de seguridad. No hay riesgos en este lugar porque existe mucha seguridad.
Desde que llegamos a Rancho Damajagua nos encontramos con una serie de atractivos: un maravilloso tour por las cascadas y los saltos más hermosos de la zona, el trato preferencial y especial de los guías turísticos, tiendas para llevar un regalo o suvenir y una cita con lo criollo al regresar del tour; comida típica a nuestro gusto para reponer energías que podemos ordenar antes de iniciar el recorrido.

El lugar es un verdadero ejemplo de ecoturismo y turismo sostenible, ya que todo lo que allí se oferta a los visitantes está relacionado con lo criollo y lo natural, pues al llegar nos encontramos con un rancho típico donde hay un lobby para recibir a los visitantes, gift shop, tienda de tabacos, de artesanías y baños. Luego observamos tres ranchetas más donde se encuentran bar, restaurante-bufé y el área donde hay chalecos salvavidas y cascos protectores necesarios para iniciar el recorrido.

Acerca de Yesenia Berges

You must be logged in to post a comment Login

Deje un comentario